Coaching: El “arma secreta” del sector público

Coaching en el sector gubernamental
Autor: Dennis Kelly

Como directora de aprendizaje principal en la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés), donde su oficina lidera un grupo de 40 coaches federales de carrera, Mary Portko conoce el poder de presenciar un “momento de insight”. “Sin duda alguna, es la mejor sensación”, dijo. Con más de 12,000 trabajadores de la GSA en todo el país, Portko, quien también es coach, ha presenciado muchos de esos momentos.

El Instituto de Neuro Liderazgo (NeuroLeadership Institute) se sentó con Portko para discutir cómo el coaching contribuye a que la GSA sea uno de los lugares de trabajo más deseados en el gobierno. Durante casi una década, Portko ha sido testigo de cómo profundizar en las creencias, pensamientos y valores de una persona crea conversaciones de calidad que empoderan a los colaboradores. Además, el coaching puede servir como un “arma secreta” en la retención de talento. A continuación, se presentan extractos editados de la entrevista.

 

¿Cuánto tiempo ha sido el coaching parte de la cultura gubernamental y cómo ha evolucionado con el tiempo?

 

Cuando comencé en 2015, había oportunidades para aprender cómo entrenar, pero no fue hasta 2018 que la Oficina de Administración de Personal (OPM, por sus siglas en inglés) declaró la importancia del coaching en el aprendizaje y desarrollo. Cada vez más agencias se sumaron porque querían que el coaching fuera parte de la cultura gubernamental.

El coaching envía un mensaje a los colaboradores de que hay un espacio donde no se les dice qué hacer, sino que pueden trabajar dentro de sí mismos para avanzar. Empodera a líderes y colaboradores de todos los niveles para aprovechar su creatividad y ser responsables del cambio que desean ver. Cuando las personas se ven a sí mismas dentro de una misión, pueden mover montañas.

 

¿En qué se diferencia el coaching de colaboradores gubernamentales del entrenamiento en el sector privado?

 

El coaching efectivo se trata de enfocarse en una persona y construir esa relación confidencial de confianza. Ya sea coaching ejecutivo o individual, coaching de equipos o incluso coaching situacional, el objetivo es cultivar un entorno de aprendizaje continuo. Cuando aplicamos esos fundamentos, estamos haciendo lo mismo, ya sea para el sector público o privado.

Sin embargo, diré que el coaching es un beneficio increíble del sector público porque el coaching está disponible para cada nivel de colaborador federal en agencias que ofrecen servicios de coaching.

Ofrecemos a los recién ingresados un programa llamado “Inmersión en la GSA”. Los ayuda a adaptarse. Uno de los comentarios que recibimos con frecuencia es: “No puedo creer que la GSA tenga tanto en términos de aprendizaje, coaching y mentoría”. Cuando ven eso desde el principio y saben que hay personas interesadas en ayudarlos a tener éxito, eso es retención de talento. ¿Cuál sería el incentivo para ir a otro lugar?

 

¿Cuáles son algunos ejemplos de problemas que enfrentan los colaboradores gubernamentales y con los que los coaching pueden ayudar?

 

El coaching abarca desde superar obstáculos, alcanzar objetivos, utilizar el tiempo sabiamente, evaluar el crecimiento profesional, navegar cambios y planificar acciones diarias.

Digamos que una persona del equipo se siente atrapada. Como coach, me intriga por qué se sienten de esa manera. ¿Qué está causando esos pensamientos? Esta curiosidad permite una conexión más profunda. Un coach llega a conocer dónde se encuentra un colaborador y cómo ven la situación en cuestión. Cuando un integrante del equipo tiene un momento de aprendizaje, comienza a avanzar.

Algunos colaboradores se embarcan en algo en lo que simplemente no tienen tanta confianza o no saben qué hacer o cómo dar el siguiente paso. Un coach puede ponerlo todo en perspectiva y abrir las puertas a oportunidades para crecer, tener éxito y seguir avanzando.

 

¿Ha ayudado el coaching a la GSA con la retención de talento?

 

Probablemente hayas oído hablar de la entrevista de salida. Creo que el coaching es una “entrevista de permanencia”. Informar a los colaboradores de que pueden marcar la diferencia también es una parte importante para mantener el talento.

Es esa inversión en tu gente lo que hace que quieran quedarse y, aún mejor, que quieran quedarse contigo.

Sin embargo, siempre habrá personas que quieran irse. Esta no es una conversación de coaching inusual. ¿Qué los hace querer irse? Implica profundizar. ¿Sienten que pueden hacer lo que quieren aquí? ¿Dónde quieren estar? Algunas personas pueden comenzar en el gobierno, pero se dan cuenta de que no es donde quieren quedarse. Pueden querer seguir algo completamente diferente en el mundo, y el coaching los ayuda a tomar esa decisión. El coaching se adapta a las personas donde están.

 

¿Cómo pueden los coaches ayudar a los funcionarios gubernamentales a navegar por desafíos éticos?

 

Esa es una pregunta interesante. Ciertamente, no quiero comenzar con la premisa de que hay desafíos éticos dentro del gobierno, per se. Pero para aquellos que vienen con un problema, podemos acceder a un pensamiento más profundo. Los coaches pueden ayudar a los colaboradores a analizar sus propios valores y creencias. Al mostrarles un espejo, los coaches respaldan a un individuo para que se mantenga fiel. Podemos preguntar cómo los valores y creencias de alguien se relacionan con un paisaje o límites particulares. Esto ayuda al colaborador del gobierno a imaginar resultados potenciales. En esta autorreflexión, los valores de una persona pueden ser el comienzo de una discusión que impulse los próximos pasos.

 

El sector gubernamental a menudo debe lidiar con la urgencia, las interrupciones y la falta de recursos. ¿Cómo ayuda el coaching a crear un equilibrio entre las necesidades diarias y las conversaciones sobre el crecimiento profesional a largo plazo?

 

Me encanta esa pregunta. Aquí tienes un buen ejemplo de perspectiva. La interrupción generalmente se asocia con una connotación negativa. Las personas pueden experimentar ese secuestro de la amígdala, esa respuesta de lucha o huida que las mantiene estáticas y atrapadas.

Como coach, puedo sentarme con una persona y simplemente preguntar: “¿Cómo estás hoy?” Y, de inmediato, responden: “Oh, no creerías cómo ha sido mi día”. Luego podemos tomar un respiro profundo y darnos cuenta de que el cielo no se está cayendo. Vamos a superar esto y lo haremos juntos. Entonces, ¿a dónde quieren ir hoy? La interrupción es común. No es inusual. Creo que cómo la vemos y abordamos es la gran diferencia entre quedarnos en un lugar y avanzar.

El coaching promueve la comprensión. Fomenta una mentalidad de crecimiento. Las personas pueden adaptarse al cambio y desarrollar resiliencia. Creo que esa es la recompensa. Es una gran experiencia decir: “Hice esto. Me presentaron esto, lo abordé y aquí está uno de mis resultados”. Y la experiencia de aprender a superar cualquier interrupción puede ayudar en su carrera a largo plazo.

Este artículo está vinculado a nuestro programa de NeuroCoaching 2024, una de nuestras soluciones. Obtén más información sobre las soluciones ofrecidas por Neuroleadership Latinoamérica.

Para leer el artículo original, haz click en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda