¿Deberían los líderes tomar una posición cuando surgen temas de impacto social?

Líderes
Autor: Laura Cassiday, Ph.D., David Rock

Los colaboradores no esperan que sus líderes resuelvan todos los problemas del mundo, pero sentirse comprendidos puede activar regiones del cerebro asociadas con la recompensa y la conexión social.

 

Cuando se trata de política, la cantante de música country Dolly Parton es famosa por su neutralidad. Mientras que otros líderes y estrellas utilizan su celebridad como plataforma para expresar sus opiniones políticas, Dolly ha dicho: “No hago política. No me meto en nada de eso. Porque tengo muchos seguidores por ahí, y no quiero ofender a nadie”. Y, sin embargo, a pesar de su renuencia a entrar en la refriega política, no se abstiene de apoyar causas en las que cree, como la alfabetización, las vacunas contra el COVID-19 y los derechos LGBTQ.

Es esta combinación de neutralidad y empatía la que hizo que el nombre de Parton surgiera durante una conversación con ejecutivos de alto nivel después de recientes decisiones de la Corte Suprema de los EE. UU. Cuando se les preguntó cómo estaban respondiendo sus organizaciones al tema del aborto, la acción afirmativa y más, una ejecutiva dijo que le preocupaba alienar a algunos de sus colaboradores. Otro dijo que su empresa estaba adoptando un enfoque “a lo Dolly Parton”, es decir, es posible que adivines cuál es su posición, pero se revelará abiertamente.

Esta discusión es ahora más relevante que nunca, con recientes y controvertidas decisiones de la Corte Suprema sobre la acción afirmativa y los derechos LGBTQ. Además, algunas empresas que eligieron tomar una posición sobre cuestiones sociales se han enfrentado a críticas y boicots. Bud Light vio caer sus ventas un 30% en junio de 2023 en comparación con la misma semana en 2022, tras un boicot relacionado con la asociación de la empresa con un influencer transgénico. Mientras tanto, Target Corp. perdió 13 mil millones de dólares en valor de mercado en un mes, al menos parte de lo cual se atribuyó a la reacción de los consumidores contra su línea de ropa infantil temática del Orgullo.

Sin embargo, según encuestas recientes, el 65% de los consumidores quieren que las empresas y los CEO tomen una posición en cuestiones sociales. Pero, ¿y si hacerlo le cuesta a la empresa, ya sea en talento perdido, ventas o alianzas? Dado que las opiniones de los estadounidenses están fuertemente divididas en cuestiones como la acción afirmativa, los derechos LGBTQ, el control de armas y los candidatos políticos, es probable que una parte significativa de los colaboradores o clientes de una empresa sienta diferentemente de la posición declarada de la empresa.

Además, el 56% de los consumidores cree que demasiadas marcas utilizan ahora cuestiones sociales como artimaña de marketing para vender más de sus productos. Entonces, ¿qué deben considerar los líderes cuando surgen cuestiones sociales controvertidas? Aquí tienes tres enfoques comunes y lo que nos dice la neurociencia.

 

1.NO DECIR NADA

 

En nuestra conversación con los ejecutivos, algunos consideraron que no decir nada sobre las recientes decisiones de la Corte Suprema era la opción más segura. De hecho, con tantos temas polémicos en estos días, algunas empresas podrían optar por tomar una posición sólo en aquellos que afecten más a sus colaboradores, clientes y misión.

Sin embargo, no decir nada en realidad puede decir algo, ya que las personas suelen interpretar el silencio como desprecio o aprobación tácita. Dado que los temas sensibles generan estrés y pueden afectar la capacidad de un colaborador para trabajar eficazmente, la falta de reconocimiento de sentimientos fuertes por parte de un líder podría considerarse como falta de sintonía y falta de empatía. Además, una encuesta reciente indicó que el 56% de los encuestados afirmó no tener respeto por los CEO que permanecen en silencio sobre cuestiones importantes.

¿Todavía no estás seguro de si decir algo? Está bien, no necesitas tomar una decisión apresurada. Un ejecutivo dijo que cuando surgieron temas controvertidos en el pasado, su empresa se tomó un descanso y observó cómo respondía el resto de la industria. A menudo, cuando las grandes empresas deciden tomar una posición, las más pequeñas siguen su ejemplo.

 

2. RECONOCER FUERTES SENTIMIENTOS DE TODOS LADOS

 

Algunas organizaciones sienten que no pueden quedarse calladas, pero los costos de tomar una posición son demasiado altos. Lo que pueden hacer, entonces, es validar ambos lados. Validar no significa que estés de acuerdo con la posición de un colaborador, pero tampoco les estás llamando locos, malvados, estúpidos o perezosos. Significa decir: “Te escucho y entiendo por qué tendrías esa perspectiva“.

Los colaboradores no esperan que sus líderes resuelvan todos los problemas del mundo, pero sentirse comprendidos puede activar regiones del cerebro asociadas con la recompensa y la conexión social. En pocas palabras, al ofrecer a los colaboradores la suficiente seguridad psicológica para expresar sus verdaderos sentimientos y luego escuchar para comprender y no para responder, los líderes pueden ayudar a desactivar una respuesta de estrés desencadenada.

Una empresa en la conversación comunicó a sus colaboradores que es un momento complicado y preguntó: ‘¿Qué podemos hacer para apoyarte?’. Un enfoque aún mejor es ofrecer a los colaboradores una elección en formas de ayuda. Por ejemplo, un líder podría decir: ‘He notado que estás estresado por los acontecimientos actuales. ¿Te gustaría tomarte un día para la salud mental? ¿O puedo extender la fecha límite de ese informe en el que estás trabajando?’ Ofrecer opciones alivia la carga cognitiva y aumenta la sensación de autonomía de un colaborador.

 

3.TOMAR UNA POSICIÓN

 

Después de la decisión que anuló la acción afirmativa en la admisión a la universidad, muchas empresas emitieron declaraciones de compromiso de diversidad. Otros quisieron dejar en claro que las prácticas de talento no cambiaron. Salesforce, por ejemplo, señaló que la “decisión sobre la admisión basada en la raza es un revés para la igualdad. Nuestro compromiso con la igualdad no vacila, y seguiremos trabajando en nuestros objetivos de representación, independientemente de la decisión de hoy”.

En reacción a la decisión sobre el aborto, algunas empresas tomaron posiciones aún más firmes. Por ejemplo, Patagonia ofreció pagar la fianza de los colaboradores detenidos en protestas contra el aborto, y otras empresas hicieron grandes donaciones a Planned Parenthood.”

Tomar tales posiciones podría hacer que las empresas pierdan clientes que no estén de acuerdo con ellas. En algunos sectores, la pérdida puede estar equilibrada por una ganancia en clientes con ideas afines. Sin embargo, la ganancia neta o la pérdida depende de una variedad de factores, incluyendo la demografía y las inclinaciones políticas del mercado geográfico de la empresa. Por ejemplo, una pequeña empresa en una ubicación conservadora y altamente religiosa tendría poco que ganar al expresarse a favor del aborto legal.

Otro aspecto para considerar es si la postura adoptada se alinea con el propósito, los valores y las prácticas de su empresa: en otras palabras, ¿están siguiendo sus principios? Si, por ejemplo, una empresa expresa su apoyo al movimiento Black Lives Matter pero no tiene personas negras en cargos ejecutivos, la postura podría resultar contraproducente y ser vista como una “lavado de imagen progresista”.

Las empresas que toman una posición deben ser conscientes del riesgo de perder colaboradores debido a su decisión, además de posiblemente crear grupos dañinos en la oficina. Las personas que no están de acuerdo con la postura de la empresa pueden sentir que no pertenecen allí o que serán penalizadas si expresan sus creencias.

Un enfoque es dar a conocer sus valores pero dejar claro que se dan la bienvenida a personas con valores diferentes, y se aprecian perspectivas diversas. Para evitar la creación de grupos excluidos, también es importante unir a las personas bajo un objetivo o un sentido de propósito compartido, como una fecha límite de proyecto próxima o la misión de la empresa.

Cualquiera sea el enfoque que tomen los líderes de su empresa para abordar cuestiones controvertidas que surjan, es importante recordar a los colaboradores que sus creencias y perspectivas individuales son una parte valiosa del compromiso de la empresa con la diversidad e inclusión.

Al centrarse en objetivos compartidos de la empresa, los líderes pueden reducir la división sin dejar de reconocer las emociones fuertes. Y recuerde, hay una razón por la cual Dolly Parton, sin dejar de ser fiel a sus propios valores, es querida por personas de todas las orientaciones políticas y estilos de vida.

Este artículo está vinculado a ALIADO, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones para organizaciones de Neuroleadership Institute Latinoamérica.

Para leer el artículo original, haz click en este enlace.

 

Laura Cassiday es redactora científica sénior en el Neuroleadership Institute. David Rock es cofundador y CEO de NLI.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda