Es el Momento Adecuado para Transformar las Organizaciones

Organizaciones
Autor: Jay Dixit

A medida que el mundo se adapta a un cambio único en la forma en que trabajamos, es natural que las organizaciones quieran aferrarse a lo que funcionó en el pasado. El cerebro humano anhela certeza , un rasgo que nos ha mantenido con vida y nos ha alejado del peligro. Por lo tanto, tiene sentido que los líderes se sientan tentados a agacharse y apegarse a lo que les es familiar, refregándose de las iniciativas de cambio de comportamiento para evitar crear interrupciones adicionales durante un momento ya tumultuoso.

Pero contrariamente a la creencia popular, los tiempos de gran agitación son en realidad una oportunidad perfecta para desarrollar nuevos hábitos. “Hay una intuición que la gente tiene de que en tiempos de incertidumbre y cambios externos, como los que estamos ahora, es el momento de pisar el freno y no hacer cambios adicionales”, explicó Elliot Berkman, psicólogo de la Universidad de Oregón. en la Cumbre de NeuroLiderazgo 2022.

Pero resulta que esa intuición está equivocada. Debido a que los hábitos están poderosamente influenciados por el contexto, los momentos de disrupción masiva son en realidad una ventana de oportunidad única para cambiar el comportamiento a gran escala. “Cuando tu vida y las estructuras que la rodean están cambiando, ese es el momento de formar nuevos hábitos y cambiar la forma en que haces otras cosas también”, dijo Berkman.

A medida que los líderes y los colaboradores se adaptan al trabajo híbrido, ahora es el momento perfecto para que las organizaciones desarrollen nuevos hábitos. Al ser intencional sobre cómo hacen la transición al trabajo híbrido, las organizaciones pueden usar el contexto para crear un cambio duradero antes de que las personas vuelvan a establecerse en sus caminos.

La ciencia de los hábitos.

En un nivel técnico, un hábito consta de tres elementos: una señal para participar en un comportamiento; el comportamiento mismo; y una recompensa por el comportamiento. En conjunto, las señales son desencadenantes en el entorno que activan los comportamientos, y las recompensas son los que los refuerzan.

Una de las razones por las que es tan difícil desarrollar nuevos hábitos es que nuestros entornos están plagados de señales que desencadenan comportamientos antiguos no deseados. Las señales son poderosas, y una vez que están vinculadas a un comportamiento, tratar de inhibirlo es propenso al fracaso. La fuerza de voluntad por sí sola no es suficiente para cambiar el comportamiento , y tratar simplemente de resistir los comportamientos no deseados, como decirse a sí mismo “No coma las galletas”, en realidad puede resultar contraproducente, ya que los estudios muestran que tratar de suprimir un pensamiento en realidad hace que sea más probable que surja. .

Una estrategia mucho más efectiva es ponerse en un nuevo contexto donde el comportamiento no se desencadene en primer lugar. “Una de las cosas divertidas de los hábitos es que en realidad son más fáciles de formar en un entorno nuevo, en un contexto nuevo”, explicó Berkman. “Porque no estás luchando contra los viejos hábitos con tanta fuerza”.

Por eso, por ejemplo, el humorista David Sedaris decidió mudarse a Japón para ayudarlo a dejar de fumar. En su vida en casa, Sedaris se vio abrumado por factores desencadenantes que lo incitaron a fumar: estar borracho, drogarse, salir del consultorio del dentista, salir del cine, esperar el autobús e incluso llorar. “Había cigarrillos encendidos porque sonaba el teléfono, porque sonaba el timbre, hasta el paso de una ambulancia era una excusa”, escribe Sedaris en su libro, Cuando estás envuelto en llamas . Al cambiar su entorno, eliminó esas viejas asociaciones y logró dejar el hábito.

De manera similar, los estudios de personas que ingresan por primera vez a la jubilación han encontrado que es más fácil hacer cambios deliberados durante los períodos de transición de la vida. Debido a que el contexto es tan novedoso, las personas son más intencionales al elegir cómo estructurar su mundo. Del mismo modo, un estudio de estudiantes que se transfirieron a una nueva universidad encontró que la interrupción fue realmente útil, ya que “colocó el comportamiento bajo control intencional para que los participantes actuaran de acuerdo con sus intenciones actuales”.

Sabiendo esto, las organizaciones pueden diseñar una iniciativa de cambio de comportamiento cuando muchas otras cosas están cambiando al recordar primero que nuestros cerebros tienen una capacidad limitada, por lo que las personas deben enfocarse en desarrollar un hábito a la vez, con el tiempo. Con eso en mente, aquí hay tres principios para hacer que el cambio de comportamiento tenga éxito.

1. Aprovechar el poder de las normas sociales

Los hábitos son contagiosos y tendemos a adoptar nuevos comportamientos cuando pensamos que todos los demás los están haciendo. Las organizaciones pueden aprovechar este principio de dos maneras. Primero, dado que los trabajadores infieren las normas de la organización al observar a sus líderes, cambiar el comportamiento de liderazgo es una palanca poderosa para transformar la cultura. Al modelar los comportamientos deseados dentro de sus propios equipos, los líderes pueden crear olas de cambio que se irradian hacia el exterior a través de la organización. En segundo lugar, es útil implementar iniciativas de comportamiento en toda la organización a la vez porque permite que los colaboradores vean que otros adoptan los comportamientos, lo que crea una oleada de impulso social.

2. Crea momentos de conocimiento

Para lograr que la gente cambie su comportamiento, no es suficiente decirles qué hacer. Un catalizador mucho más eficaz es crear situaciones que conduzcan a los colaboradores a la experiencia de la ” percepción”. 

Una percepción es esa repentina oleada de comprensión cuando todo se une en tu mente: el momento “ajá” cuando de repente haces una conexión, detectas un patrón o disciernes la solución a un problema que te ha inquietado durante mucho tiempo. Nuestra investigación ha encontrado que la fuerza de la perspicacia se correlaciona con la probabilidad de cambio . Los momentos de comprensión literalmente transforman el cerebro, liberando una poderosa oleada de energía y motivación que ayuda a que los nuevos hábitos se mantengan. Cuanto más una organización pueda promover tales experiencias, más probable es que ocurra un aprendizaje y un cambio de comportamiento.

3. Haz que el aprendizaje sea social

Los estudios muestran que tenemos regiones cerebrales específicas dedicadas al aprendizaje social : distintas redes de memoria que se activan solo durante la interacción social y el pensamiento social. Cuando el aprendizaje tiene lugar en un contexto social, cuando hablamos, vemos las reacciones de otras personas o imaginamos cómo otros podrían conceptualizar una idea, las redes de memoria social del cerebro están comprometidas.

Además, el aprendizaje social activa emociones más intensas y mayores niveles de atención. Cuando sentimos que la gente está mirando, especialmente aquellos que nos importan, experimentamos presión social para no avergonzarnos. Prestamos más atención, lo que permite que los hábitos sean más fáciles de recordar y activar más tarde.

Al vincular el contexto del trabajo híbrido con los comportamientos que quieren inculcar, las organizaciones tienen la oportunidad de reinventar y redefinir cómo quieren ser. Como dijo el cofundador de NLI, David Rock: “El cambio es inevitable, entonces, ¿por qué no ser intencional sobre cómo queremos hacerlo?”

Este artículo está vinculado con CALMA, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones ofrecidas por el Instituto de Neuro Liderazgo Latinoamérica.

Enlace al artículo original.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda