La paradoja de la pasión: el lado oscuro de amar lo que haces

Pasión
Autor: Jay Dixit

Hace unos meses, comenzó la huelga del Sindicato de Escritores de América. Mientras que 10,000 guionistas salieron a las calles para exigir un salario justo, David Zaslav, CEO de Warner Bros. Discovery, parecía imperturbable.

Expresando esperanza en una pronta resolución, dijo que ya sabía lo que pondría fin a la huelga: “el amor por el trabajo“. “Todos entramos en este negocio porque amamos contar historias”, dijo Zaslav a CNBC. “Eso es lo que nos unirá”. Para los guionistas y otros que hacen lo que aman, parecía estar sugiriendo que el trabajo debería ser su propia recompensa, ¿no es así?

Nuestra cultura romantiza la idea de hacer lo que amas. Los libros de autoayuda y los discursos de graduación resuenan con exhortaciones a “seguir tu pasión”. La sabiduría convencional sostiene que si amas lo que haces, nunca trabajarás un día en tu vida. Pero un creciente cuerpo de investigación revela que los colaboradores apasionados por su trabajo son susceptibles de ser explotados, sometidos a bajos salarios, largas jornadas y malas condiciones laborales.

Una serie de cinco estudios publicados recientemente en la revista Organization Science encontró que cuando las organizaciones enmarcan el trabajo en torno a hacer del mundo un lugar mejor, los candidatos a trabajos aceptan salarios más bajos, no porque estén conformes con intercambiar un salario más alto por un trabajo significativo, sino porque temen parecer que no valoran el trabajo con impacto social por sí mismo.

Además, la glorificación de la pasión puede perpetuar las disparidades de género en los ingresos. Un estudio encontró que cuando las mujeres siguen la ideología de “seguir tu pasión”, se alejan de sectores de alto salario como la informática, la ingeniería y la física. En cambio, se inclinan hacia profesiones peor remuneradas como la enfermería, la enseñanza y el trabajo social, reforzando inadvertidamente las brechas salariales de género existentes.

Lo más preocupante es que las personas suelen considerar aceptable que los gerentes hagan que los colaboradores apasionados realicen trabajo no remunerado, sacrifiquen el sueño, trabajen un fin de semana y realicen tareas humillantes no relacionadas con su trabajo, como limpiar el baño de la oficina.

Es una trampa fácil de caer. Hacer que los colaboradores apasionados cumplan con más trabajo por menos salario puede parecer una victoria para las organizaciones, pero podría tener consecuencias negativas en forma de agotamiento y rotación. El hecho de que a alguien le encante ser diseñador gráfico no significa que quiera perderse el partido de softbol de su hijo.

 

El precio de la pasión

 

Todo esto se desarrolla en medio de una creciente explotación laboral en diversas industrias. Desde la década de 1970, la compensación de los trabajadores se ha mantenido estancada, incluso cuando se espera cada vez más que los colaboradores realicen pasantías no remuneradas, trabajen más horas o contribuyan con sus talentos creativos de forma gratuita a cambio de “exposición”.

Mientras tanto, la pasión misma se está convirtiendo en una mercancía, presentada como otro requisito obligatorio para los colaboradores, como en “Office Space”, cuando el personaje de Jennifer Aniston es instado a “expresarse” adornando su uniforme con más que el número mínimo de “insignias”. En la vida real, la tendencia es evidente en la cultura de “felicidad forzada” prevalente en empresas como la cadena de sandwiches Pret A Manger, donde se espera que el personal muestre sonrisas genuinas y emane “la autenticidad de ser feliz“. La pasión de los colaboradores, al parecer, ha sido cooptada como un mecanismo para obtener ganancias corporativas.

La explotación de la pasión se debe en parte a las diferentes percepciones entre líderes y su equipo. Mientras que los colaboradores ven su pasión por el trabajo como un camino para alcanzar su máximo potencial, la investigación muestra que los empleadores lo ven como un medio para lograr resultados laborales.

En el núcleo del problema se encuentra la “justificación compensatoria“, un mecanismo psicológico en el que el cerebro intenta explicar la injusticia percibida. “Queremos ver el mundo como justo”, explica el psicólogo Aaron Kay, uno de los autores del estudio. “Cuando nos enfrentamos a la injusticia, en lugar de solucionarla, a veces nuestras mentes tienden a compensarla. Racionalizamos la situación de una manera que parece justa y asumimos que las víctimas de la injusticia deben beneficiarse de alguna otra manera”. El estudio encontró que los empleadores justifican la explotación al convencerse inconscientemente de que para los colaboradores apasionados, hacer trabajo adicional es una recompensa en sí mismo.

Todo esto no implica que no se deba deba sentir pasión por el trabajo. Pero sí significa que los colaboradores apasionados deben ser más vigilantes, tomando medidas activas para protegerse de un trato injusto. Aquí te mostramos cómo.

 

Establecer límites claros

 

Los colaboradores de alto rendimiento a menudo se encuentran haciendo más trabajo del que les corresponde, un fenómeno conocido como castigo al rendimiento, ya que los gerentes confían en sus habilidades para manejar tareas exigentes y sacarlos de pequeñas emergencias laborales. Los colaboradores apasionados también pueden ser vulnerables.

El remedio: mantén una conversación con tu líder para demarcar claramente tus horas de trabajo, responsabilidades laborales y lo que constituye trabajo adicional. Conserva un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal manteniendo pasatiempos e intereses fuera del trabajo. Cuando tu trabajo se convierte en tu única vía para conectarte con tu pasión, corres el riesgo no solo de explotación, sino también de exceso de trabajo autoimpuesto.

 

Negociar una compensación justa

 

En su entusiasmo por el trabajo, los colaboradores apasionados pueden subestimar su valor. Para protegerte de la explotación de la pasión, comprende tu valor en el mercado y prepárate para negociar una compensación justa. Con varios estados, como California, Maryland y Rhode Island, ahora requiriendo que las empresas divulguen rangos salariales, puedes tener una mejor idea de cuánto deberías ganar. Y si te piden que asumas trabajo adicional, insiste en recibir una compensación adecuada. La pasión nunca debe ser una excusa para justificar el trabajo no remunerado.

 

Mantente atento

 

Evalúa regularmente tu situación laboral para detectar signos tempranos de explotación. ¿Trabajas constantemente horas extras sin compensación? ¿Tu carga de trabajo se vuelve inmanejable? Si es así, puede ser el momento de iniciar un diálogo con tu gerente para revisar las expectativas. Ser consciente de ti mismo y tomar la iniciativa puede ser tu mejor defensa contra la explotación.

También es importante hablar si notas casos de explotación de la pasión. Aboga por roles laborales claramente definidos y el respeto por días personales y horas libres para desconectar, recargar energías y rejuvenecer.

Respetando los límites de los colaboradores, proporcionando una compensación justa y promoviendo un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida, las organizaciones pueden sentar las bases para una fuerza laboral leal, innovadora y productiva. La pasión ciertamente puede mejorar la satisfacción laboral. Pero nunca debe ser utilizada como una cortina de humo para prácticas injustas.

Este artículo está vinculado a Foco, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones ofrecidas por Neuroleadership Institute Latinoamérica.

Para leer el artículo original, haz click en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda