La razón más sorprendente por la que la gente cambia

normas sociales
Autor: Laura Cassiday, Ph.D.

A la mayoría de nosotros nos gusta pensar que somos bastante independientes y nos dejamos llevar por la idea de que “todos los demás lo hacen”. Sin embargo, ¿alguna vez se ha sentido obligado a dejar caer un dólar en el estuche de la guitarra de un músico callejero cuando ve que la persona que tiene enfrente lo hace? Después de todo, no quieres que la gente piense que eres un tacaño. ¿O qué tal cuando ha sido uno de esos días en los que no tiene ganas de quitarse el pijama antes del mediodía, por lo que decide apagar la cámara para la reunión de Zoom, pero luego ve que todos los demás tienen la suya? ¿Haces un cambio rápido de vestuario para que nadie pueda acusarte de no participar plenamente?

Para mantener la armonía y evitar ser excluidos de un grupo, las personas suelen conformarse con comportamientos aceptados por la mayoría. Estas “reglas no escritas”, o normas sociales, son motivadores sorprendentemente poderosos del cambio de comportamiento. Pero las normas sociales pueden ser positivas o negativas, y tu lugar de trabajo probablemente tenga una mezcla de ambas. Las normas positivas pueden incluir cosas como saludar a los miembros del equipo o evitar la microgestión, mientras que las negativas pueden ser una tendencia a chismear o desconfiar del liderazgo de la empresa. Las normas sociales de una empresa son una gran parte de su cultura a través de hábitos cotidianos compartidos, por lo que es importante comprender de dónde provienen, por qué son tan poderosas y cuál es la mejor manera de utilizarlas.

Muchas normas se transmiten por tradición. Tal vez haya escuchado a un colega decir: “Así es como siempre hemos hecho las cosas”. Pero las normas sociales no están grabadas en piedra y pueden cambiar por una variedad de razones , incluida nueva información, cambios en la estructura social o modelos a seguir por parte de líderes o empleados carismáticos. Durante la pandemia, por ejemplo, los apretones de manos cayeron en desgracia, y queda por ver si esta norma social duradera regresará o si algo como el golpe de codo la reemplazará.

Además, la investigación indica que las normas tienen un impacto poderoso en nuestro comportamiento, incluso cuando no somos conscientes de su influencia. En un estudio, las personas redujeron el consumo de energía de su hogar cuando se les presentó un mensaje como “el 99 % de las personas en su comunidad informaron haber apagado las luces innecesarias para ahorrar energía”. Sorprendentemente, esta intervención fue más efectiva que los mensajes que destacaban el ahorro de costos para el consumidor, la protección ambiental o la responsabilidad social. Sin embargo, en encuestas posteriores, los participantes calificaron la información sobre lo que hacían sus vecinos como la menos motivadora, lo que indica que el poder persuasivo de las normas sociales a menudo se subestima.

Hay tres razones principales por las que las personas se ajustan a las normas sociales. El primero es tomar decisiones mejor informadas. Tal vez solo le echas un vistazo al acuerdo de confidencialidad que tu nueva empresa te pide que firmes porque crees que tus compañeros de trabajo no lo habrían firmado si fuera injusto. Las personas asumen que otros ya evaluaron opciones e identificaron la acción más beneficiosa, lo cual es un ejemplo de sesgo de conveniencia .— el deseo de actuar rápidamente en lugar de tomarse el tiempo necesario para comprender completamente una situación. La segunda razón por la que las personas se conforman es para evitar las sanciones sociales. Si los colaboradores se enteran de que la mayoría de sus compañeros están reciclando, por ejemplo, podrían adoptar esta práctica por el bien de la apariencia, independientemente de si realmente creen en el valor del reciclaje, porque no quieren arriesgar el juicio de sus compañeros de trabajo. . La tercera razón principal por la que las personas obedecen las normas es para identificarse con un grupo social. La investigación muestra que las personas se ajustarán incluso a las normas sociales arbitrarias si refuerzan su identidad como miembros de un grupo.

Los neurocientíficos apenas comienzan a comprender por qué las normas sociales son tan convincentes. Los estudios electrofisiológicos del cerebro indican que, cuando nos damos cuenta de que estamos en conflicto con una norma social, se desencadena una cascada de respuestas neuronales, esencialmente una “señal de error” que nos hace querer cambiar nuestro comportamiento para que coincida con el de los demás. Esta actividad ocurre en la misma área del cerebro, la corteza frontal medial posterior, que está involucrada en la evaluación de nuestro desempeño y recompensas potenciales. Violar una norma social provoca una respuesta eléctrica en el cerebro que es similar a lo que sucede cuando recibimos comentarios negativos, por lo que no es de extrañar que queramos cambiar.

Dado el poder de las normas sociales, tiene sentido que los líderes las aprovechen para ayudar a crear cambios en el lugar de trabajo en semanas, no en años . Aquí hay algunas maneras de hacer eso:

 

1.    Información, por favor.

 

Al ser transparentes y discutir las razones por las que los empleados deberían adoptar un comportamiento particular, los líderes pueden sentar las bases informativas para una norma. Pero además de los hechos, los colaboradores necesitan saber que la mayoría de sus compañeros están adoptando un comportamiento. Por ejemplo, una empresa que quiera fomentar el reciclaje en el lugar de trabajo podría comunicar que “el 88 % de sus compañeros de trabajo se han inscrito en el día del reciclaje el próximo martes”.

 

2.    Crea un sentido de pertenencia.

 

Los grupos internos y externos en el lugar de trabajo a menudo tienen sus propios conjuntos de normas sociales, que pueden ser divisivos y contraproducentes. Al fomentar la unidad en las metas compartidas, los líderes pueden esforzarse por hacer que cada colaborador sea miembro del grupo interno.

También es importante recordar que si no está incluyendo activamente a las personas, probablemente las esté excluyendo. Si los miembros de un grupo interno de la oficina deciden comenzar a usar camisas rojas los viernes para fomentar el espíritu de equipo, pero no se lo comunican a otros empleados, podrían sentirse excluidos, en comparación con si se comunicaran con todos los compañeros de trabajo y dijeran: “Nosotros Me encantaría que te unieras a nosotros.

 

3.    Reciprocidad de valores.

 

Un estudio reciente descubrió que es más probable que las personas cambien de opinión para conformarse si sienten una relación recíproca con la persona que presenta la norma social. Por ejemplo, si los líderes han sido receptivos a las ideas de los colaboradores en el pasado, es más probable que los empleados cambien de opinión y comportamiento para ajustarse a las normas sociales fomentadas por los líderes.

 

4.    Modele lo que es bueno.

 

Si bien las normas sociales pueden provenir de cualquier persona , es importante que los líderes modelen los comportamientos que desean ver en sus colaboradores. Si los empleados notan que la mayoría de los gerentes están adoptando una determinada práctica, es más probable que lo hagan. Si, por otro lado, los gerentes no “practican lo que predican”, los trabajadores considerarán que un comportamiento en particular no es importante.

Las normas sociales son poderosas influencias en nuestro comportamiento, incluso cuando no nos damos cuenta. Al formar y reforzar los positivos, los líderes pueden crear un lugar de trabajo más saludable y próspero. Y dado que las normas sociales ya impulsan los comportamientos en su empresa, ¿por qué no aprovechar sus poderes productivos?

Este artículo está vinculado a CRECE, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones ofrecidas por el Instituto de Neuro Liderazgo Latinoamérica.

Para leer el artículo original haz click en este enlace.

Categorías
Destacados

¿Qué es exactamente una mentalidad de crecimiento?

Tal como lo define NLI, la mentalidad de crecimiento es la creencia de que las habilidades se pueden mejorar con el tiempo, en lugar de ser fijas desde el nacimiento. Puede que nunca seas el mejor en algo per se, pero con una mentalidad de crecimiento crees que puedes mejorar.

Topic
Síguenos
Selecciona la moneda