Lo último del laboratorio: El lado oscuro de re-significar situaciones estresantes

situaciones estresantes
Autor: Ryan Curl, Ph.D.

A lo largo de un día laboral típico, a menudo nos enfrentamos a situaciones estresantes… difíciles. Algunas son familiares, como un gerente que nos presiona para terminar un proyecto o una reunión que se añade a nuestro calendario cuando ya estamos ocupados. Otras son todavía nuevas para nosotros, como tratar de participar en una reunión virtual con una mala conexión a Internet.

En muchas ocasiones, estas circunstancias pueden provocar una reacción emocional iniciada por las mismas redes biológicas y neurológicas que han evolucionado para responder a amenazas físicas. Esto se debe a que procesamos las amenazas sociales de manera similar a las amenazas físicas. Por supuesto, no podemos responder a las amenazas sociales de la misma manera. Aunque podría parecer que me quedé congelado en la pantalla del ordenador, quedarse paralizado, luchar o huir son respuestas inapropiadas en esta situación.

Como resultado, hemos desarrollado diversas formas de sobrellevar y regular nuestras emociones. Una de las técnicas de regulación emocional más probadas y verdaderas es la re-significación, que se refiere a la re-interpretación intencional de una situación emocional para cambiar tu perspectiva de ella y el impacto emocional que tiene en ti. Los videos se congelan todo el tiempo; estoy seguro de que mi jefe lo entiende.

Los investigadores sostienen que la capacidad de una persona para re-significar con éxito se ve facilitada por su creatividad. Cuanto más creativo seas, más re-significaciones potenciales puedes generar, lo que aumenta tu posibilidad de llegar a una interpretación adecuada. Esto es especialmente importante cuando te enfrentas a situaciones estresantes imprevistas en las que no puedes depender de estrategias de re-significación previas. No pasa nada: todavía tendré la oportunidad de expresar mi punto de vista. Y, de hecho, fue bueno que tuviera una mala conexión durante los últimos cinco minutos porque ahora he tenido la oportunidad de organizar mis pensamientos.

Hemos experimentado situaciones imprevistas y estresantes innumerables veces en los últimos años con la pandemia. Investigaciones recientes han demostrado que las personas que son menos tolerantes a la incertidumbre y que se preocupan más por el COVID-19 son menos capaces de utilizar la re-significación. En cambio, utilizan la supresión emocional con más frecuencia en la vida diaria. A diferencia de la re-significación, la supresión se refiere a la inhibición de la expresión física o conductual de emociones negativas. Si bien tanto la re-significación como la supresión tienen su utilidad, generalmente se considera que la re-significación es más beneficiosa porque se ha demostrado que tiene efectos positivos de mayor duración en múltiples aspectos de nuestra respuesta emocional. Además, la supresión no disminuye las emociones negativas tanto como la re-significación, y en realidad puede dañar nuestras relaciones sociales e incluso perjudicar nuestra memoria. ¿Me quedé congelado de nuevo? Estoy tan avergonzado, pero no puedo dejar que se note.

Esto significa que sentirse amenazado, especialmente en un momento de incertidumbre, disminuye la capacidad de una persona para ser creativa. Pero es más complicado que eso. Nuestra capacidad para gestionar y responder a las amenazas es altamente adaptable y funcional, lo que resulta en nuestra capacidad para detectar, evaluar y responder con una gran eficacia. Esto tiene sentido desde una perspectiva evolutiva; es más probable que sobrevivamos a un ataque si podemos encontrar rápidamente formas de defendernos.

Pero investigaciones recientes llevan esa perspectiva un paso más allá al mostrar que sentirse amenazado socialmente puede inspirar el lado oscuro de tu creatividad. En un estudio publicado en 2019, los investigadores hicieron que los participantes jugaran una versión del dilema del prisionero que inducía una amenaza social alta o baja. El dilema del prisionero funciona asociándote con otro jugador con el que puedes optar por cooperar. Si cooperas, podrían beneficiarse mutuamente, pero te expones a ser explotado por la otra persona si elige no cooperar. El grado en que podrías ser explotado puede variar, lo que resulta en una alta o baja condición de amenaza social en el experimento.

Después de jugar al juego del dilema del prisionero, se les pidió a los participantes que pensaran en la mayor cantidad de usos inusuales (creativos) para un ladrillo que les fuera posible. Aquellos en la condición de alta amenaza social pensaron en menos usos creativos para un ladrillo en comparación con la condición de baja amenaza social. Pero el grupo de alta amenaza pensó en usos creativos más maliciosos para el ladrillo, como usar un ladrillo para “hundir un cuerpo en un lago”. La investigación demostró que si bien la amenaza disminuye nuestra capacidad de ser creativos en general, inspira una forma muy específica y desagradable de creatividad. El tipo de creatividad que podría llevar a alguien a fingir que su cámara se ha congelado para salir de una reunión.

Esto significa que la tormenta perfecta de amenazas sociales y mayor incertidumbre puede llevar a una disminución de la capacidad de regular nuestras emociones y llevarnos a recurrir a re-significaciones maliciosos.

Para estar seguros, existen formas de disminuir las amenazas sociales y aumentar nuestra capacidad para regular nuestras emociones. Para minimizar los sentimientos de amenaza en nosotros mismos y en los demás, y para evitar que utilicemos la creatividad en contra, podemos recurrir a marcos que ofrecen un lenguaje compartido, como SCARF. Utilizar un lenguaje compartido para hablar sobre desafíos complejos o personales ayuda a la comunicación entre los miembros del equipo. Por ejemplo, tal vez tu video congelándose durante una reunión virtual te hace sentir amenazado en cuanto a tu estatus porque no pudiste contribuir a la reunión. O quizás sentiste incertidumbre sobre cuándo podría volver a ocurrir, o cómo otros percibieron el mal funcionamiento de tu tecnología. Utilizar un lenguaje compartido para interpretar las experiencias y reacciones tuyas y de los demás te permite hablar abiertamente con tus compañeros de trabajo y asegura que comprendan tu punto de vista. Con este lenguaje, todos pueden desactivar situaciones utilizando recompensas sociales cotidianas.

Además, podemos mejorar nuestra capacidad para regular nuestras emociones a través de la re-significación. Las personas no se involucran en la re-significación si no creen que pueden hacerlo con éxito, por lo que el primer paso es cambiar nuestras creencias sobre nuestra capacidad para re-significar. Una forma de mejorar esta habilidad es centrarse en la naturaleza a corto plazo de una situación estresante. Sí, es incómodo, pero solo estuve ausente durante una pequeña parte de una presentación. También puedes distanciarte de la situación, a veces denominada estrategia del “observador imparcial”, o considerar la situación desde una perspectiva en tercera persona. Que el video de alguien se congele durante una reunión es bastante común y no es un gran problema.

A medida que seguimos encontrándonos con situaciones socialmente amenazantes en el trabajo, nuestra capacidad para gestionar nuestras emociones al enfrentarnos a estas circunstancias depende de muchos factores, algunos de los cuales pueden estar fuera de nuestro control. Podemos trabajar para minimizar el impacto de las amenazas sociales a través de la implementación de un lenguaje compartido con colegas y continuar desarrollando nuestra capacidad para gestionar nuestras emociones practicando la re-significación.

Este artículo está vinculado con CALMA, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones ofrecidas por Neuroleadership Institute Latinoamérica.

Para leer el artículo original haz click en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda