3 formas en que los líderes pueden elevar las voces tranquilas

voces
Autor: Jay Dixit, Heidi Grant

En cualquier reunión de negocios, siempre habrá algunas personas que hablarán más que otras. Es una consecuencia natural de la dinámica de grupo, pero también es un problema importante para las organizaciones. Cuando algunas voces no se escuchan, solo puede significar una cosa: es probable que sus colaboradores tengan al menos algunas ideas geniales que nunca ven la luz del día.

Entonces, ¿qué puede hacer como líder para dar cabida a voces que de otro modo no se escucharían? Aquí hay tres estrategias para ayudar a asegurar que cada colaborador se sienta seguro para hablar .

 

1. No asumas

 

Como líder, es fácil suponer que cuando las personas guardan silencio, significa que no tienen nada que aportar en ese momento, especialmente si usted es el tipo de persona que suele hablar.

Esa es una suposición perfectamente natural. Después de todo, construimos modelos mentales de los estados internos de los demás al pensar en lo que haríamos en sus zapatos. Pero proyectar nuestros propios hábitos, motivaciones e intenciones en los demás es en realidad parte de un sesgo cognitivo llamado “efecto de falso consenso”  : la tendencia a actuar como si otras personas pensaran de la misma manera que nosotros.

Y esa es una suposición peligrosa, pensar que si alguien tuviera algo que decir, simplemente seguiría adelante y lo diría. La realidad es que su equipo está compuesto por diferentes tipos de personas, y hay una variedad de razones personales, sociales y situacionales por las que las personas permanecen en silencio incluso cuando tienen ideas valiosas para contribuir.

En primer lugar, hay factores personales. Los extrovertidos pueden sentirse cómodos compartiendo sus pensamientos espontáneamente, pero los introvertidos pueden esperar a que se les pregunte. También pueden encontrar que incluso cuando quieren hablar, no pueden encontrar la oportunidad. Algunas personas esperan una pausa en la conversación para entrar y hacer un punto, solo para descubrir que en reuniones ocupadas con personas que hablan entre sí, esa apertura nunca llega.

También hay diferencias de poder que entran en juego. Las personas de estatus más alto tienden a expresarse libremente , mientras que las personas que se encuentran en un nivel más bajo pueden sentir que no es apropiado que compartan, especialmente si se trata de cuestionar los puntos de vista de los demás o compartir una opinión sobre la que su gerente aún no ha intervenido. .

Así que tenga cuidado de no asumir que las personas necesariamente se sentirán cómodas hablando por sí mismas. Depende de usted crear un espacio donde incluso las voces más bajas se sientan bienvenidas a hablar.

 

2. Usa tu poder para el bien

 

El puesto de gerente inherentemente viene con una cierta cantidad de poder. Como líder, puede usar ese poder para ayudar a elevar las voces de aquellos que de otro modo no serían escuchados.

Así que pregúntese: ¿Hay alguien en la sala para quien el inglés sea un segundo idioma? Esas personas, naturalmente, pueden guardar silencio porque les puede llevar un poco más de tiempo procesar la conversación o porque pueden sentir la necesidad de ser más reflexivos sobre lo que quieren decir a cambio.

Si ha notado que alguien en su equipo es un poco introvertido, alguien que se siente más cómodo hablando en un contexto individual, piense en cómo puede crear un espacio para que esa persona comparta. A veces, eso puede ser tan simple como preguntar a las personas qué piensan: cuando note que alguien no ha tenido la oportunidad de compartir su perspectiva, sea un aliado y pídale que lo haga.

Muchos introvertidos que no expresan sus pensamientos espontáneamente hablarán felizmente cuando se les llame. Otras veces, es posible que deba interrumpir a las personas que dominan la discusión para abrir el espacio para que hablen las personas más tranquilas.

 

3. Establezca un tono de bienvenida

 

Si desea crear una cultura de participación abierta en la que todos se sientan bienvenidos a aportar sus ideas, debe ir más allá de levantar voces más tranquilas. También tienes que definir el propósito detrás de lo que estás haciendo.

No asuma que sus intenciones son claras para los demás solo porque son claras para usted, un sesgo cognitivo conocido como ” ilusión de transparencia “. No puede darse el lujo de asumir que todos entenderán automáticamente por qué está haciendo un cambio. Entonces, antes de comenzar a interrumpir a los extrovertidos en la sala para dejar paso a las personas más tranquilas, es posible que desee explicar un poco sobre el nuevo proceso y su razonamiento detrás de él.

Trate de decir algo como, “Mientras dirijo esta reunión, quiero asegurarme de escuchar a todos. Si te detengo, por favor no te ofendas. Solo quiero asegurarme de que creamos espacio para todos”. Y recuerda: cuando invitas a hablar a voces más tranquilas, no solo les estás dando espacio para articular sus ideas. También está enviando el mensaje más amplio de que son personas de las que cree que vale la pena escuchar.

Al hacerlo, no solo les permite hablar en ese momento, sino que también los ayuda a desarrollar la autoeficacia. Si transmite el mensaje correctamente, incluso las personas más calladas en la sala deberían pensar: “Puedo y debo hablar. Mi voz es bienvenida”.

Ver artículo en inglés.

Para obtener más información sobre cómo alzar la voz, haga clic aquí para descargar el documento técnico “El caso empresarial de NLI: cómo la diversidad derrota al pensamiento grupal”.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda