Por qué el cambio es tan difícil y cómo lidiar con él

El Cambio
Autor: NeuroLeadership Institute

Alberto está preocupado. Acaba de enterarse de que su empresa se fusionará con un competidor, lo que significa cientos de nuevos colegas. Su primer pensamiento fue a su departamento: ¿Se mantendrá intacta la composición del equipo? ¿Cómo se verán afectados los procesos y el equipo tendrá dificultades para aceptar un nuevo liderazgo una vez más? ¿Se llevarán bien con la gente nueva y qué pasa si no lo hacen?

Alberto reflexiona sobre estas preguntas en el viaje en tren a casa, ansioso por hablar sobre la situación con su esposa y ya planea buscar otras oportunidades en línea, solo para estar seguro.

***

La situación de Albert no es única. Según los informes de la industriamás del 90 % de las organizaciones planean reestructurar sus operaciones, a menudo en un esfuerzo por mantener la prominencia en el mercado. Desafortunadamente, los silos en recursos humanos y la falta general de estrategias de personas pueden obstaculizar estos esfuerzos y evitar que los empleados sientan que pueden prosperar a través del cambio.

Todo lo cual plantea la pregunta: ¿Por qué el cambio es tan difícil? Y, en relación con esto, ¿cómo podemos prepararnos mejor para ello?

 

¿Por qué el cambio desafía a nuestros cerebros?

 

La sabiduría convencional nos dice que podemos convencer a las personas para que sean más flexibles y menos adversas al riesgo. Solo dígales que “se pongan manos a la obra” y “dejen de quejarse”, ¿verdad? Pero nunca nada es tan simple, especialmente cuando estamos tratando de entender cómo el cambio impacta en nuestros cerebros.

Esto es lo que está pasando: nuestros cerebros han evolucionado para gustar realmente de la certeza, que se deriva de nuestro impulso básico para sobrevivir. Hemos evolucionado para predecir y controlar nuestras circunstancias porque hacerlo optimiza la capacidad de vivir. Cuando experimentamos un cambio, nuestro cerebro puede interpretarlo como una “amenaza” o como un “desafío” .

Los investigadores han investigado lo que sucede en el cerebro y el cuerpo cuando experimentamos un cambio, y parece haber al menos dos formas en que el proceso puede ocurrir:

  • Cuando percibimos el cambio como una amenaza , puede generar angustia porque experimentamos que las demandas que plantea nuestro entorno son demasiado exigentes y sentimos que nos vemos obligados a ir más allá de nuestros límites o capacidad para hacer frente.

Esto es cuando experimentamos efectos perjudiciales o angustia . Nuestros corazones laten más rápido y la resistencia vascular hace que sea más difícil impulsar la sangre a través de nuestro sistema circulatorio. En otras palabras, nuestros recursos fisiológicos no se movilizan de manera eficiente.

También es probable que experimentemos emociones negativas como sentirnos ansiosos o frustrados. Pensamientos como “no puedo hacer eso” pasan por nuestra mente, haciéndonos sentir atrapados en la situación actual sin una solución aparente.

  • Sin embargo, cuando experimentamos el cambio como un desafío , por ejemplo, como una oportunidad interesante para aprender o hacer algo nuevo, es cuando es más probable que experimentemos el eustrés porque las nuevas demandas ambientales parecen estar dentro de nuestras capacidades y límites.

Durante el eustrés, nuestro cuerpo también responde de manera eficiente. Nuestros corazones aún laten más rápido, pero ahora con una disminución en la resistencia vascular, lo que significa que la sangre puede fluir por todo el sistema circulatorio con mayor facilidad. O nos sentimos más positivos o por lo menos, menos mal ante el cambio que estamos viviendo.

El resultado final: Ya sea que perciba los momentos de cambio significativos en su vida como una amenaza o como un desafío, altera en gran medida sus experiencias emocionales, físicas y mentales.

 

Guía tu mente en la dirección correcta

 

Resulta que es posible cambiar la forma en que experimentamos los momentos de cambio difíciles a través de nuestra forma de pensar.

En general, las mentalidades reflejan cómo vemos las cosas e impactan tanto en nuestras creencias como en nuestros comportamientos. (Curiosamente, nuestros comportamientos también afectan nuestra mentalidad, por lo que al practicar acciones específicas podemos ayudar a cambiar nuestra mentalidad para ser más ágiles frente al cambio). De esta manera, la mentalidad es casi como un músculo que se puede entrenar. Y en NLI, ayudamos a los clientes a entrenar ese músculo en torno a una pregunta crucial:

¿Cree que sus rasgos y habilidades, y los de otras personas, se desarrollan continuamente y pueden cambiar ?

Si respondió “sí”, es probable que crea que es posible desarrollar sus habilidades, lo que significa que es más probable que tenga una mentalidad de crecimiento . Una mentalidad de crecimiento es aquella que nos ayuda a ver las habilidades como susceptibles de mejora. Nos permite ver las lagunas en nuestro conocimiento como oportunidades para aprender algo nuevo. Y cuando tenemos una mentalidad de crecimiento, estamos más preparados para experimentar el momento de cambio como un desafío, en lugar de una amenaza.

Si respondió “no” a la pregunta anterior, lo que significa que cree que usted y otras personas no pueden cambiar o desarrollar capacidades fácilmente, a menudo puede experimentar una mentalidad más fija.

También puede creer que las personas tienen dones innatos en algunos aspectos, pero no en otros. Las consecuencias del pensamiento de mentalidad fija pueden hacer que sea más probable que experimente el cambio como una amenaza, en parte porque en lugar de tratar de adaptarse o aceptar el cambio, puede cerrarse o volverse evasivo. Este tipo de respuesta puede hacer que los momentos de cambio sean aún más difíciles de manejar o superar.

 

Desarrollar una mentalidad de crecimiento

 

La buena noticia es que es posible desarrollar una mentalidad de crecimiento que lo ayudará a persistir y prosperar a través del cambio. A continuación, enumeramos un puñado de estrategias para comenzar su propio viaje de mentalidad de crecimiento:

  1. Trate de reformular su forma de pensar para ver el cambio como un desafío, no como una amenaza.
  2. Celebre los momentos de progreso durante el cambio, incluidos los pequeños pasos
  3. Date permiso para comenzar a experimentar en el camino
  4. Aprende de compañeros que parecen modelar bien la mentalidad de crecimiento
  5. Busque formas de predicar con el ejemplo , incluso si no siempre tiene confianza 

***

Ahora revisemos el dilema de Albert. ¿Cómo puede pensar en la fusión de su empresa y su propia respuesta? Bueno, por un lado, su forma de pensar dependerá de sus creencias sobre su propia capacidad y la de su equipo para tener éxito en la nueva situación. 

Si Albert quiere permanecer en su empresa actual, le recomendamos que adopte una mentalidad de crecimiento con los consejos que ofrecemos anteriormente, en lugar de simplemente darse por vencido. Con un poco de suerte, el equipo de Albert lo verá modelando una mentalidad de crecimiento y comenzará a dar sus propios pasos. Como muestra la investigación, la mentalidad de crecimiento de una organización requiere todas las manos del liderazgo. En otras palabras, Albert puede tener éxito por su cuenta, pero se necesita un apoyo generalizado y continuo para que su mentalidad deje el mayor impacto.

Este artículo está vinculado a CRECE, una de nuestras soluciones. Obtén más información sobre las soluciones ofrecidas por el Instituto de Neuro Liderazgo Latinoamérica.

Si desea crear una cultura de mentalidad de crecimiento en su organización, haga click aquí

Artículo en inglés 

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda