Lecciones de liderazgo de la serie “Ted Lasso”

Lecciones de Liderazgo
Autor: Marshall Bergmann

Cuando “Ted Lasso” de Apple TV+ se estrenó por primera vez en 2020, solo unos meses después de la pandemia, no sabía qué hacer con él. La historia de un entrenador de fútbol americano universitario campechano que es llamado a liderar un equipo de fútbol de primera división en Inglaterra no sonaba como mi taza de té, y si conoce el programa, ya sabe cómo se siente Ted acerca del té. “El té es horrible. Agua basura absoluta. No sé por qué todos ustedes hacen eso”.

Pero más allá de su humor y encanto, el programa es notable por otra razón: presenta un enfoque alternativo del liderazgo, uno muy diferente de los estilos celebrados por los analistas de Wall Street y programas como “Succession”. En cambio, “Ted Lasso” es una clase magistral sobre una forma contemporánea de liderazgo que los líderes actuales y futuros deberían tomar en cuenta, porque se basa en la ciencia y obtiene resultados.

Como la tercera temporada está a punto de terminar, quería recordar algunas de las lecciones más valiosas que aprendimos del entrenador de fútbol estadounidense convertido en británico, comenzando con esta: poner a las personas primero.

Desde el momento en que Ted Lasso aparece por primera vez en la pantalla, está claro que no es el típico líder. Cuando lo vemos por primera vez, está en un vestidor con sus jugadores, bailando como un loco después de llevarlos a una victoria nacional inesperada. Se ve bastante tonto, pero no parece importarle: está más concentrado en celebrar el éxito de su equipo.

En un momento en que muchos líderes se enfocan en cómo se ven, quieren atribuirse el mérito de los éxitos colectivos o ven a su gente como un medio para lograr un fin, Ted demuestra una y otra vez que él es menos importante que su equipo, y que son las personas las que importan

Veamos algunas formas específicas en que Ted pone a las personas primero. Cuando llega a Inglaterra para hacerse cargo del equipo AFC Richmond, su primer acto como entrenador es programar controles diarios con la propietaria del equipo, Rebecca Welton. Rebecca protesta diciendo que no tiene tiempo, pero Ted la convence con galletas caseras y le anuncia que tiene la intención de convertirlo en una rutina diaria. Es una manera brillante de garantizar conversaciones de control frecuentes sobre el progreso del equipo y crear una relación con un jefe que es escéptico sobre su capacidad para cambiar el equipo.

 

Colaboración y espíritu de equipo.

 

Tradicionalmente, se espera que los líderes tengan todas las respuestas y les digan a los colaboradores qué hacer. Pero Ted no es ese tipo de líder. Construye una cultura de confianza y apoyo, y sus acciones demuestran cuánto valora la relación, el trabajo en equipo y ayudar a las personas a alcanzar su potencial. Se preocupa por empoderar a las personas para que sean las mejores versiones de sí mismas, incluso si eso significa perder el juego.

Es en el quinto episodio de la primera temporada que Ted realmente demuestra el poder de poner a las personas primero. Pasó toda la temporada tratando de convencer a Jamie Tartt, un jugador problemático que se preocupa más por la gloria individual que por su equipo. Aunque, con diferencia, es el jugador más fuerte del equipo, también es un matón egoísta y fanfarrón que menosprecia a sus compañeros y se niega a pasar el balón. El problema es que también es el máximo goleador del equipo, un delantero talentoso cuyo “pie derecho fue besado por Dios”.

A medida que se acerca el gran partido y los jugadores se reúnen en el vestuario para animarse con una ovación de “manos adentro”, Jamie se queda atrás, esculpiendo su cabello y tomándose selfies con cara de pato. Cuando Ted lo confronta por su falta de espíritu de equipo, Jamie lo despide. “Marco todos los goles y soy el único al que vienen a ver”, dice Jamie.

A medida que se desarrolla el juego, Jamie demuestra su talento, anotando rápidamente un gol en solitario para separar a su equipo de un marcador de 2-0. Pero luego, su compañero de equipo, Sam Obisanya, se lesiona en el campo y Jamie se inclina y se burla de él. Es una exhibición vergonzosa y le otorga a Jamie la rara distinción de recibir una tarjeta amarilla por conducta antideportiva hacia su propio compañero de equipo. Luego, incluso cuando Sam sale cojeando del campo y Ted lucha por saber cómo proceder, Jamie marca otro gol, lo que lleva el partido a un empate.

Es en este momento que Ted hace su movimiento que define el carácter. Mientras los comentaristas deportivos se maravillan con las habilidades de Jamie y se preguntan dónde estaría el equipo sin él, Ted deja en la banca a su jugador estrella.

Los comentaristas deportivos están atónitos y el estadio reverbera con el sonido de las burlas y los abucheos. Pero Ted se mantiene firme y su decisión envía un poderoso mensaje: las personas del equipo son más importantes que los resultados a corto plazo.

En el entretiempo, se dirige a sus jugadores. Comienza destacando que el cambio es necesario y duro. Luego pronuncia un discurso conmovedor alentando al equipo a “aceptar el cambio, ser valiente, hacer lo que sea necesario”. Ted está haciendo algo crítico aquí: está empoderando a su gente y enmarcando el cambio como una oportunidad, no como una amenaza, dándoles licencia para intentar y fallar. Al hacer esto, está aprovechando un impulsor subestimado del desempeño humano: las personas se desempeñan mejor cuando están en un estado hacia en lugar de en un estado de amenaza .

El equipo continúa ganando sin Jamie, lo que revela el genio de Ted como líder. Se preocupa por los resultados (quiere ganar), pero sabe que el éxito a largo plazo no proviene de ser un capataz inflexible que acepta comportamientos tóxicos. En cambio, reconoce que su papel como líder es crear un entorno en el que los miembros del equipo puedan experimentar, colaborar y rendir al máximo, aumentando así el rendimiento de todo el equipo.

En un momento en que la positividad y el optimismo escasean, Ted Lasso ofrece una visión alternativa y refrescante del liderazgo, que reconoce el valor de la colaboración y de ayudar a las personas a alcanzar su potencial. Al inspirar y alentar, escuchar y animar, Ted lleva a su equipo a nuevas alturas a su manera única, recordándonos que los líderes que ponen a las personas en primer lugar realmente pueden cambiar el juego.

Este artículo está vinculado a CUIDA, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones ofrecidas por el Instituto de Neuro Liderazgo Latinoamérica.

Para leer el artículo original haz clic en este enlace.

 

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda