Tres consejos de liderazgo principales para construir conexión y comunidad

Conexión
Autor: Alain Hunkins

Después de vivir la incertidumbre de los últimos años, la mayoría de los líderes están tratando de construir o reconstruir un sentido más fuerte de estabilidad para sus equipos. Sin embargo, si las personas deben o no trabajar en la oficina, desde casa o alguna combinación híbrida no es la pregunta principal que los líderes deberían hacerse. El Dr. David Rock, cofundador del Instituto de Neuroliderazgo, sugiere una pregunta mucho mejor: “¿Cómo maximizamos la sensación de conexión de las personas mientras maximizamos la productividad y el rendimiento?” Independientemente del lugar de trabajo físico, los colaboradores requieren apoyo social y el sentimiento de pertenencia.

En octubre, el Dr. Vivek Murthy, Cirujano General de los Estados Unidos, publicó un nuevo Marco del Cirujano General para la Salud Mental y el Bienestar en el Lugar de Trabajo. El marco incluye “cinco elementos esenciales para ayudar a las organizaciones a desarrollar, institucionalizar y actualizar políticas, procesos y prácticas que mejor apoyen la salud mental y el bienestar de todos los trabajadores”. Uno de estos elementos esenciales es la conexión y la comunidad.

 

Desafortunadamente, tenemos una grave escasez de apoyo social. Según el Informe de conexión BetterUp 2022, solo el 31% de las personas están satisfechas con la cantidad de conexión social que tienen en el trabajo, y el 43% no siente una sensación de conexión con los compañeros de trabajo. Además, el 38% dice que no confía en sus compañeros de trabajo, y el 44% no tiene un verdadero amigo en el trabajo.

Los homo sapiens somos animales sociales. A nivel biológico, satisfacer las necesidades de apoyo social y pertenencia es esencial para el bienestar personal. A nivel organizacional, satisfacer estas necesidades humanas es un requisito previo para el bienestar económico.

  1. Crear culturas de inclusión y pertenencia
  2. Cultivar relaciones de confianza
  3. Fomentar la colaboración y el trabajo en equipo

¿Qué tienen en común estos tres componentes? Todos caen directamente dentro del círculo de influencia de un líder. Cobran vida (o fracasan) en función de los comportamientos que los líderes exhiben diariamente.

Los líderes inteligentes no esperaron a que se publicara el Marco del Cirujano General en octubre para hacer de la conexión y la comunidad una prioridad en su liderazgo. Intuitivamente entendieron que el bienestar de los colaboradores es bueno para los negocios. Como tal, han estado construyendo culturas de conexión y comunidad durante años.

Uno de estos líderes inteligentes es Todd Gustafson, presidente de HP Federal y jefe del sector público de Estados Unidos. Empleado de HP durante 35 años, Gustafson comenzó su carrera en HP en ventas. Tiene un historial comprobado de desarrollar y liderar equipos talentosos y motivados en cada paso del camino a medida que asciende en las filas de la organización.

A lo largo de su carrera, Gustafson ha aprendido que no se puede ser un líder eficaz sin construir conexión y comunidad. Compartió tres prácticas que utiliza constantemente para construir apoyo social y un sentimiento de pertenencia.

1. Aplanar la jerarquía

 

Gustafson ha desarrollado una reputación por su enfoque personal e informal del liderazgo. Comienza con su mentalidad de líder de servicio. Como dijo sin rodeos: “Esto puede parecer un poco duro, pero no se trata de ti. Se trata de ellos”. Gustafson no está interesado en las superestrellas; Quiere desarrollar el mejor equipo posible. Su principal prioridad es construir un equipo que esté alineado para lograr una misión clara.

Gustafson trabaja intencionalmente para aplanar la jerarquía organizacional inherente para hacerla más inclusiva. Él comparte: “Lo primero que hago es nunca liderar con título. Nunca jamás. Fíjate en mi firma. Observe la forma en que me relaciono con los clientes. No se trata de quién soy, qué hago y cuál es mi responsabilidad. Más bien, se trata de cómo podríamos tener el mejor equipo del mundo”.

2. Comunícate a nivel personal

 

Gustafson entiende que no se obtiene el compromiso de los colaboradores sin el compromiso del liderazgo. ¿Una de sus herramientas secretas? Su lista de llamadas. Él explica: “Mantengo una lista. Siempre lo llevo conmigo. Es una lista de nombres y números para toda la organización. Lo miro cuando tengo cinco minutos, elijo un nombre y los llamo a su teléfono celular. Y honestamente, lo primero que sucede es que probablemente estén pensando: ‘Oh, ¿por qué me llama?’ Pero generalmente tenemos una conversación sobre su vida. Podríamos hablar de las últimas vacaciones en las que han estado. Hablamos un poco sobre su carrera y hacia dónde quieren ir. No pasamos tiempo en su trabajo a menos que quieran ir allí”.

“En estas llamadas, me concentro en dos cosas: quiénes son como humanos y qué los hace funcionar, y si hay algo que pueda hacer para ayudarlos. Y, por cierto, si me piden ayuda, siento que tengo la obligación moral de hacer un seguimiento”.

HP Federal tiene más de 500 personas. Eso hace una larga lista. Cuando se le preguntó a Gustafson: “¿Cómo tienes tiempo para hacer eso?”, respondió: “Todo el mundo tiene la misma cantidad de tiempo. Es lo que elijas hacer en ese momento lo que realmente importa. ¿Lo haces sobre tu equipo en tu organización, o lo haces sobre ti mismo?”

3. Crea rituales significativos

 

Los rituales compartidos son una forma poderosa de construir comunidad. Es por eso que los países tienen himnos y banderas nacionales. Gustafson entiende que la clave para socializar eficazmente un ritual organizacional es hacerlo auténtico y personal.

Durante el primer otoño de la pandemia, Gustafson reconoció que su equipo probablemente se sentía desconectado y aislado. Después de todo, ¿no se sentían todos así entonces? Como residente de Massachusetts, pensó para sí mismo: “¿Qué hacemos en el otoño en Nueva Inglaterra? Vamos a recoger manzanas”.

Entonces, Gustafson hizo arreglos para enviar una fanega de manzanas a cada miembro de su equipo extendido, junto con una nota personal para cada persona. Como él describió, “La nota no era sobre el trabajo. No se trataba de hacer tu número. No se trataba de la rentabilidad de la empresa. Se trataba de ellos. Quería que se sintiera como si estuviera compartiendo esto de mi casa a su casa, como si te mudaras a mi vecindario y trajera un pastel de manzana a tu casa e hiciera el esfuerzo de querer estar contigo. No puedo decirte cuántas personas me dijeron cuánto les importaba eso”.


Cuando los líderes comienzan con una mentalidad de “equipo primero”, los libera para ver las innumerables oportunidades que existen para crear comunidad y construir una conexión. Puede ser el ritual de una fanega de manzanas, pero no tiene por qué serlo. Es lo que sea que funcione para tu equipo. Si construyes relaciones abiertas y personales con ellos, sabrás si tus acciones están funcionando o no. Como Gustafson compartió mientras resumía su filosofía de liderazgo sobre la conexión, “Si hay algo que me gustaría transmitir en todo esto, son las pequeñas cosas que importan”.

Para leer el artículo original haga click en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda