Una guía amigable para el Cerebro para usar la Inteligencia Artificial en el trabajo

Inteligencia Artificial
Autor: Chris Weller

Llega esa sensación de nuevo. Apenas es miércoles y ya te sientes sofocado por la cantidad de reuniones, plazos, solicitudes de clientes y correos electrónicos. Luego, recuerdas algo: la Inteligencia Artificial está en auge. Miras los 108 correos electrónicos sin leer en tu bandeja de entrada y comienzas a investigar qué plataformas pueden ayudarte a externalizar tu cantidad de trabajo.

 

Sin embargo, hay un problema. En tu búsqueda frenética, olvidas detenerte y hacerte una pregunta crucial: ¿Para qué quiero realmente usar la Inteligencia Artificial?

 

Nuestros cerebros tienen un suministro finito de energía cognitiva y ser productivo a menudo implica utilizar ese suministro de manera que mejor respalde a tu equipo y organización. Esto es parte de lo que hace que la inteligencia artificial sea tan seductora: ahora puedes usarla para analizar datos, escribir publicaciones en redes sociales, crear listas de tareas pendientes y mucho más. Utilizas menos energía para la misma cantidad de trabajo.

Pero dado los numerosos ejemplos de cómo la inteligencia artificial comete errores en ensayos universitarios, suministra código defectuoso y a veces ni siquiera sabe en qué año estamos, aún no es la salvadora de nadie. Está a años luz de tu Roomba o Siri, pero sigue siendo una herramienta imperfecta que es susceptible a fallos. La realidad es que nuestros cerebros siguen siendo mucho más capaces de resolver muchos problemas humanos de lo que los ingenieros pueden crear actualmente con la inteligencia artificial. Entonces, aquí te explicamos cómo descubrir dónde termina la utilidad de la inteligencia artificial y comienzan los riesgos.

Poner la Inteligencia Artificial a trabajar

 

Desde el punto de vista de las neurociencias, idealmente, utilizas la inteligencia artificial para liberar tu córtex prefrontal (CPF), el asiento de tu función ejecutiva y toma de decisiones. Tu CPF no puede manejar demasiada información a la vez y se cansa fácilmente. En pocas palabras, en comparación con la velocidad de procesamiento de la inteligencia artificial en un abrir y cerrar de ojos, tu CPF es lento.

Por eso, si quieres emplear la inteligencia artificial en el trabajo, un buen lugar para empezar es considerarla menos como tu terapeuta, amigo o entrenador y más como un asistente virtual. Uno de los mayores activos de la inteligencia artificial es su capacidad para procesar información significativamente más rápido que nuestros propios cerebros. Con comandos simples, puede completar tareas como organizar tu horario y formalizar una agenda de reuniones casi a la perfección en cuestión de segundos.

Por otro lado, si introduces más complejidad, como pedirle que resuelva conflictos, estructure entrevistas o tome decisiones de contratación, es decir, tomar decisiones de juicio, aumentas tus riesgos de obtener respuestas genéricas de baja calidad.

Esto se debe a que los modelos de inteligencia artificial están entrenados para predecir la siguiente palabra o serie de palabras en una secuencia. Por mucho que intente producir respuestas personalizadas, su originalidad todavía se limita a la especificidad de la indicación del usuario. Aún no puede intuir lo que pretendías decir. Es por eso que muchos gerentes de contratación y profesores han dicho que las cartas de presentación y ensayos generados por inteligencia artificial pasan como si fueran hechos por humanos, pero aún no son lo más sorprendente que han leído.

Saber la diferencia entre estos dos casos de uso, asignar tareas a la inteligencia artificial y entregar las decisiones, es lo que te ayudará a aprovechar al máximo la inteligencia artificial.

 

El Resbaladizo Terreno de la Inteligencia Artificial Imperfecta

 

Imagina que tienes tres tareas por delante: compilar tus notas, enviar correos electrónicos y preparar un informe para tu líder. Decides usar ChatGPT, la nueva plataforma de OpenAI.

Primero, le pides que sintetice tus notas. En pocos segundos, tienes una hermosa lista con viñetas. Estás emocionado por la media hora que acabas de ahorrar. Luego, le pides que te escriba un puñado de correos electrónicos. El tono resulta demasiado informal y omite pasos clave para los miembros críticos del equipo, por lo que pasas unos minutos puliendo cada uno.

Finalmente, le indicas a la IA que escriba un informe que puedas enviar a tu líder. Al principio, el informe parece sólido. Pero a medida que lo lees, notas que se lee más como un resumen que como una explicación cuidadosa de puntos importantes. Entonces, sigues comenzando de nuevo para ofrecer indicaciones adaptadas a lo que quieres decir. Sin éxito. Te frustras porque la IA simplemente no parece entenderlo, sin importar cuántas indicaciones ofrezcas. Harto, cierras la pestaña y abres un documento en blanco para comenzar a escribir el informe tú mismo.

Como probablemente puedas ver, fuiste altamente productivo hasta que comenzaste a ajustar los correos electrónicos. Si hubieras cerrado la IA después de compilar tus notas, habrías tenido 30 minutos adicionales para componer correos electrónicos y escribir el informe con un cortex prefrontal menos agotado. Al final, desperdiciaste cualquier tiempo que habías ahorrado y te encontraste aún más fatigado.

La IA es excelente para ahorrar tiempo en trabajos tediosos, pero no es tan buena para replicar tareas abstractas o creativas que involucran ideas complejas.

 

Evolucionando con la IA

 

Tentador como puede ser utilizar la IA para generar propuestas de ventas, elaborar mensajes inspiradores para tu equipo o ofrecer consejos sobre estrategia empresarial, como vimos anteriormente, es posible que aún no sea la panacea de la productividad. La IA todavía no es la persona que ha pasado años o décadas desarrollando una profunda intuición sobre lo que es mejor para tu gente u organización. Tú lo eres.

La IA puede llegar allí algún día, y probablemente más rápido de lo que cualquiera de nosotros espera. Pero por el momento, es importante mantenerse al tanto de los límites de la tecnología. Si deseas seguir utilizando la IA para el trabajo diario, mantente informado sobre dónde se están expandiendo sus capacidades y dónde no, y experimenta con ella de manera que implique riesgos bajos. Luego, una vez que te sientas seguro de que está respaldando tu trabajo y no creando más problemas para que los resuelvas, comienza a incorporarla en proyectos más sustanciales.

Mientras tanto, recuerda esto: tu cerebro sigue siendo una pieza increíble de tecnología. Impulsa tu pensamiento abstracto, empatía, razonamiento, intuición y mucho más, así que externalízalo sabiamente.

Para leer el artículo original, haz click en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda