El lugar de trabajo puede ser un campo minado de incertidumbre

Incertidumbre
Autor: Jay Dixit

En estos tiempos inciertos de ingresos decrecientes, reorganizaciones corporativas y la amenaza siempre presente de despidos, muchos trabajadores sienten que están caminando de puntillas a través de un campo minado de incertidumbre. Para los colaboradores, es una forma de vida agotadora y ansiosa; para las organizaciones, se traduce en desvinculación, baja productividad y desgaste.

Pero no tiene por qué ser así. Los gerentes tienen una herramienta poderosa que pueden usar para guiar a los colaboradores a través del campo minado, una que no puede evitar todas las crisis, pero al menos puede arrojar luz sobre el camino a seguir: la transparencia.

En estos días, parece que todo el mundo habla de ello. En todas las industrias, los líderes están anunciando la transparencia como una forma de remediar la desconfianza y la falta de compromiso que experimentan los colaboradores cuando sienten que están fuera del circuito al fomentar una atmósfera de apertura y responsabilidad.

Y por una buena razón: un estudio muestra que la transparencia en la gestión es el mayor predictor individual de la felicidad de los colaboradores , porque hace que los colaboradores sientan que pueden confiar en sus líderes . Cuando los trabajadores saben lo que está pasando, están más comprometidos , son más productivos y creativos .

Pero la sabiduría convencional parece ser que ser transparente es fácil: una mezcla feliz de integridad personal y buenas intenciones que en gran medida se reduce a ser abierto y honesto . El mensaje parece ser que si un gerente o director ejecutivo es generalmente una persona íntegra, el resto se arreglará solo.

La realidad, por supuesto, es mucho más compleja. La transparencia no se trata sólo de difundir información. Más bien, la transparencia es el intercambio continuo, intencional y proactivo de información relevante, teniendo en cuenta las limitaciones que surgen de la confidencialidad, la mitigación de riesgos y las consideraciones estratégicas de alto nivel. Se trata de mantener informados a los colaboradores, anticipar sus preocupaciones y ofrecer claridad antes de que la incertidumbre tenga la oportunidad de arraigarse.

Hay una razón por la que esto es necesario: nuestros cerebros evolucionaron para mantenernos a salvo del peligro, para errar por el lado de la precaución al reaccionar de forma exagerada a las amenazas potenciales. Ante estímulos neutrales o ambiguos, nuestro comportamiento predeterminado es percibir esos estímulos como amenazantes . Cuando las personas sienten que están fuera del circuito, los estudios muestran que lo experimentan como exclusión social . Nos preocupamos por el futuro de la empresa, nuestra seguridad laboral y las evaluaciones de desempeño. ¿Mi jefe está contento con mi trabajo? ¿Estoy al borde de que me dejen ir? ¿Cómo le va a la organización? ¿Nos enfrentamos a más despidos y, de ser así, me veré afectado?

Sin una comunicación clara y proactiva de los líderes, los colaboradores llenan los vacíos con suposiciones y escenarios del peor de los casos. Por eso la transparencia es difícil, porque la ausencia de deshonestidad no equivale a la presencia de claridad.

Sin duda, la transparencia no significa compartir información indiscriminadamente. A veces, ciertos detalles pueden ser confidenciales, pueden provocar pánico innecesario o poner en peligro los planes comerciales sin darse cuenta. Inevitablemente, los líderes se encontrarán con casos en los que les gustaría compartir información con los colaboradores, pero están restringidos por acuerdos de confidencialidad e implicaciones legales o la política de la empresa o las directivas de los superiores les impiden revelar detalles que de otro modo podrían beneficiar a su equipo.

Esto no significa que los líderes no estén practicando la transparencia. Simplemente significa que la transparencia opera dentro de ciertos límites y depende en gran medida del contexto. Pero incluso cuando los líderes no tienen la libertad de compartir toda la información a su disposición, por ejemplo, en casos de reestructuración organizacional o despidos, aún pueden mantener el espíritu de transparencia al comunicar su proceso de toma de decisiones, razonamiento y planes para apoyar a colaboradores afectados. Al señalar su intención de mantener a los colaboradores informados y comprometidos independientemente de las limitaciones, los líderes demuestran su compromiso con la apertura.

La clave es comunicarse de manera proactiva, brindando más información de la que cree que tiene para atenuar las amenazas y crear un ambiente de seguridad psicológica .

Considere las interacciones entre gerentes y colaboradores. Los líderes a menudo asumen que sus rostros y voces son fáciles de leer, y que los subordinados directos pueden inferir buenas intenciones sin declararlas explícitamente. Pero la realidad es que nuestras emociones son mucho menos evidentes para los demás de lo que pensamos, y el estatus de gerente o jefe a veces significa que las señales ambiguas, como una cara neutral en reposo, pueden malinterpretarse, lo que genera falta de comunicación y desconfianza. La solución es ser proactivo, enviar “señales sociales positivas” al sonreír, asentir con la cabeza y proporcionar afirmaciones verbales explícitas como “Me gusta tu idea” o “Agradezco tu contribución”, para cultivar la confianza y la comodidad.

La comunicación organizacional funciona de la misma manera. Así como necesitamos sobrecomunicar la positividad en las interacciones con los colaboradores para contrarrestar las malas interpretaciones, los gerentes pueden participar en una transparencia proactiva, diseminando activamente cualquier información relevante que puedan compartir para disipar la ambigüedad y reducir la amenaza percibida.

 

Fomentar una cultura de apertura

 

Comience por cultivar un ambiente donde la honestidad y la franqueza sean la norma. Deje en claro que todas las preguntas son bienvenidas y que ningún tema está fuera de los límites siempre que contribuya al entendimiento mutuo y la productividad colectiva. Programe regularmente foros abiertos o reuniones públicas, escuche atentamente las inquietudes de las personas y responda las preguntas de la manera más abierta y completa posible.

 

Comparta proactivamente información relevante

 

No espere a que circulen rumores o surjan inquietudes antes de compartir información crítica. Actualice regularmente a su equipo sobre el desempeño de la empresa, la estrategia, los planes futuros y cualquier cambio que pueda afectarlos. Elija una cadencia regular y un método de comunicación que se ajuste a las necesidades de su equipo, como actualizaciones semanales por correo electrónico o reuniones mensuales.

Liderar con empatía

 

La transparencia es crucial para generar confianza y fomentar un entorno de trabajo productivo, pero existe el exceso de información, y la transparencia no significa que los gerentes deban compartir todo lo que pueden compartir en todo momento. Se trata de proporcionar la cantidad adecuada de información en el momento adecuado.

Digamos que una empresa está experimentando una caída de los ingresos, pero tiene una perspectiva estable y no corre peligro de hundirse. Compartir esa información podría ser constructivo, brindando claridad y seguridad a los colaboradores. Si la caída de los ingresos continúa durante meses, es posible que sea necesario alertar a los colaboradores sobre la probabilidad de despidos, pero los gerentes deben equilibrar la amenaza causada por la incertidumbre con la amenaza de las malas noticias.

Lograr un equilibrio entre compartir y compartir en exceso es más arte que ciencia, pero dentro de las limitaciones de lo que puede y no puede compartir, el principio rector detrás de su comunicación debe ser la empatía. Ponte en el lugar de los colaboradores. ¿Qué información querrías o necesitarías si estuvieras en su posición? ¿Qué inquietudes o preguntas podría tener? En última instancia, ser transparente significa ser un administrador de la información, usar el mejor juicio de uno para decidir qué compartir y cuándo, y siempre teniendo en cuenta el bienestar de los colaboradores.

 

Solicite retroalimentación y sea receptivo

 

Finalmente, no haga de la transparencia un proceso unilateral. Sintonice las respuestas emocionales de su equipo a la información que comparte y solicite su opinión directamente. Los gerentes deben considerar las perspectivas de los colaboradores. ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Qué incertidumbres los mantienen despiertos por la noche? ¿Qué tipo de información les ayudará a sentirse más seguros y centrados en su trabajo? Use encuestas anónimas, documentos compartidos o conversaciones en vivo para comprender sus preferencias sobre cuánta información quieren y cuándo.

La transparencia no se trata solo de dar información, también se trata de ser accesible y receptivo. Por lo tanto, cultive una cultura de comunicación bidireccional. Al alentar a los colaboradores a expresar sus inquietudes y hacer preguntas, no solo medirá sus necesidades, sino que también ayudará a construir una cultura de confianza y apertura.

Recuerde, el objetivo es disminuir la incertidumbre y crear seguridad psicológica . Sus acciones deben apuntar a mejorar la confianza, hacer que los colaboradores se sientan seguros y empoderarlos para que se concentren en su trabajo sin descarrilarse por preocupaciones innecesarias. Al seguir estas pautas, puede fomentar una cultura de transparencia que, en última instancia, respalde la salud y la productividad de su organización.

Este artículo está vinculado con CALMA, una de nuestras soluciones. Conoce más acerca de las soluciones ofrecidas por el Instituto de Neuro Liderazgo Latinoamérica.

Para leer el artículo original, haz click en este enlace

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda