¿Intentando Romper Malos Hábitos? Nuevas Investigaciones Sugieren que lo Estás Haciendo Mal

hábitos
Autor: Emma Sarro, Ph.D.

Puntos Clave:

  • Nuevas investigaciones sugieren que elegir la estrategia incorrecta para construir hábitos podría fortalecer realmente el mal hábito.
  • Para construir un nuevo hábito, a menudo necesitamos desaprender uno antiguo.
  • Aplicar estos hallazgos puede ayudar a individuos y organizaciones a cambiar comportamientos no deseados.

 

Chayton, un gerente recién ascendido, se siente abrumado con sus nuevas responsabilidades laborales. Como resultado, ha comenzado a llevar trabajo a casa, pasando la mayor parte del fin de semana tachando elementos de su lista. Esto ha ayudado significativamente con su carga de trabajo, pero no con su familia o bienestar. Después de perder la paciencia con sus hijos algunas veces, decide dejar de llevar trabajo a casa los fines de semana. Para romper este hábito, configura una alerta en su teléfono para las mañanas de sábado, diciéndose a sí mismo que no abrirá su computadora excepto por unas pocas horas el domingo por la tarde. Por un tiempo, su plan parece estar funcionando. Disfruta del fin de semana y regresa al trabajo renovado y mejorando su capacidad de concentración. Pero luego comienza un nuevo proyecto, y sus reuniones y carga de trabajo aumentan. Sin darse cuenta, silencia la alerta, abre su computadora el sábado por la mañana y el fin de semana se pierde en el trabajo.

Construir un nuevo hábito es difícil. Requiere tiempo y atención, y el desafío es aún mayor si hay un hábito antiguo en su lugar que necesita ser desaprendido. Las organizaciones enfrentan un desafío similar, pero a una escala mucho mayor: conseguir que cientos, si no miles, de colaboradores aprendan y actúen sobre un nuevo conjunto de comportamientos.

Además de comunicar los nuevos comportamientos deseados, un enfoque común es decirles a los colaboradores qué no hacer: “Recuerden, no hagan múltiples tareas en reuniones virtuales. En su lugar, guarden sus teléfonos y cierren otras pestañas del navegador”. Parece razonable, sin embargo, la mayoría de las iniciativas de cambio organizacional luchan por tener éxito. Una posible razón, sugiere una nueva investigación, es que en el ámbito de la formación de hábitos, recordar activamente a alguien qué no hacer puede fortalecer realmente el comportamiento no deseado.

 

La neurociencia de crear (y romper) hábitos

 

Todos tenemos hábitos, comportamientos arraigados a los que recurrimos automáticamente. Pueden ser tan simples como hacer la cama todas las mañanas o tan complejos como conducir al trabajo por la misma ruta mientras desayunas y te maquillas. Estos hábitos generalmente ocurren fuera de la conciencia consciente, y una vez que se desarrollan, pueden realizarse con poco pensamiento o atención, incluso bajo presión o estrés.

Los hábitos se adquieren gradualmente a través de un proceso de aprendizaje asociativo, donde las experiencias o temas se vinculan mentalmente entre sí, y eso implica práctica y atención. A nivel neuronal, se forman nuevas conexiones sinápticas entre áreas sensoriales y motoras del cerebro, y se fortalecen a lo largo del aprendizaje y la consolidación. Mientras practiquemos los comportamientos, las conexiones se hacen más fuertes.

Las organizaciones pueden necesitar alentar a sus colaboradores a construir nuevos hábitos si sus comportamientos no están alineados con los objetivos organizacionales o interfieren con su desempeño. No solo es un proceso que consume tiempo, sino que también debe coincidir con el desaprendizaje de hábitos ineficaces. El mecanismo para perder un hábito es lo opuesto a cómo se forma uno —las conexiones sinápticas se debilitan con el tiempo, eventualmente perdiéndose. Pero hasta que esto suceda, es muy fácil que los viejos hábitos resurjan, especialmente cuando estás estresado o abrumado cognitivamente.

 

No pienses en el elefante rosa

 

Si alguna vez has intentado romper un mal hábito recordándote a ti mismo qué no hacer, no estás solo —es una reacción humana natural. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que esto podría perjudicar tu capacidad de reemplazar el viejo hábito con el nuevo.

En el estudio, los investigadores exploraron el impacto de la supresión activa —recordarte a ti mismo qué no hacer— en la adquisición de un nuevo hábito y el desaprendizaje simultáneo de uno antiguo. Se les pidió a los participantes del estudio que aprendieran reglas sobre cuándo responder a imágenes en una pantalla, y los investigadores registraron qué tan rápido reaccionaban a los estímulos. Al día siguiente, realizaron una tarea similar pero con reglas diferentes. Mientras aprendían las nuevas reglas, a algunos participantes se les dijo que suprimieran activamente cómo querían reaccionar.

Curiosamente, los investigadores encontraron que todos los participantes pudieron formar el nuevo hábito. Sin embargo, cuando las personas aprendieron el nuevo hábito suprimiendo activamente el viejo, el viejo hábito permaneció junto al nuevo. La supresión activa realmente funcionó en contra del proceso de desaprendizaje, haciendo que el comportamiento anterior fuera aún más fuerte que antes.

 

Aquí tienes en qué pensar en su lugar

 

En lugar de intentar suprimir activamente un viejo hábito, aquí hay tres tácticas basadas en el cerebro para probar cuando desees cambiar un comportamiento.

Establece sistemas. Asegúrate de que sea fácil participar en un nuevo hábito configurando sistemas que refuercen el comportamiento deseado. Por ejemplo, las organizaciones que deseen fomentar una mejor concentración durante las reuniones virtuales pueden reestructurar la forma en que llevan a cabo las reuniones, como agregar un requisito para que las cámaras estén encendidas. También podrían acortar las reuniones en 10 minutos, con una alerta que indique cuándo debería terminar la reunión. Este sistema daría a las personas unos minutos adicionales para atender otras tareas antes de su próxima reunión, reduciendo la tentación de hacer múltiples tareas.

Reconoce el poder de la presión social. Somos increíblemente sensibles a la presión social o las normas sociales, especialmente en forma de modelado de roles por parte de los líderes. El modelado de roles actúa como un refuerzo positivo de cómo se ve un buen comportamiento, lo que lleva a un aprendizaje más rápido y conexiones neuronales más fuertes. Por ejemplo, si los gerentes encienden sus cámaras durante las reuniones y se aseguran de compartir cuándo están guardando su teléfono y cerrando otras pestañas, es más probable que otros participen en esos comportamientos.

Adopta una mentalidad de crecimiento. La mejor manera de lograr un cambio es con una mentalidad de crecimiento, la creencia de que las habilidades pueden mejorar con el tiempo con el aprendizaje y el esfuerzo. Construir un nuevo hábito es difícil, y puede haber contratiempos, especialmente bajo presión. Reconocer pequeños pasos de progreso es importante. Para la organización que trabaja para mejorar las reuniones virtuales, algunas semanas pueden ser más ocupadas que otras, y a las personas les puede resultar difícil evitar la distracción con otras tareas. Sin embargo, enfrentar este desafío con una mentalidad de crecimiento ayuda a las personas a reconocer incluso pequeñas mejoras, como dejar su cámara encendida durante al menos parte de la reunión.

Volviendo a Chayton. Después de decidir dejar de trabajar los sábados, se aseguró de prepararse para el éxito. En lugar de darse tiempo los sábados por la mañana para pensar en el trabajo o recordarse a sí mismo que no trabajaría, Chayton hizo un conjunto de planes no laborales, como ir al gimnasio con su familia o encontrarse con amigos para desayunar. También pidió ayuda a su equipo y gerente. Se comunicaban los viernes para compartir planes de fin de semana entre ellos. Además, Chayton reconoció que habrá momentos en los que su carga de trabajo aumente. Compartió estos desafíos con su equipo y gerente, y juntos, trabajaron en un plan para ayudarlo a hacer su trabajo sin ocupar todo el fin de semana. Tener una mentalidad de crecimiento hizo más fácil ver el aumento de la carga de trabajo o el estrés como solo un obstáculo en el camino, y pudo volver al camino correcto la próxima semana. En poco tiempo, estaba esperando con ansias los sábados tanto que ni siquiera estaba tentado de abrir su computadora portátil.

Este artículo está vinculado a CRECE, una de nuestras soluciones. Obtén más información sobre las soluciones ofrecidas por Neuroleadership Institute en Latinoamérica.

Para leer el artículo original haz clic en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda