Por qué el aprendizaje social es tan eficaz y cómo utilizarlo en tu organización

Aprendizaje Social Eficaz
Autor: Chris Weller

Puntos Clave:

  • El trabajo remoto y híbrido han hecho que la vida laboral, incluidas las iniciativas de aprendizaje y desarrollo, sea menos social.
  • Esto a pesar de que el aprendizaje social juega un papel importante en cuánto retenemos la información y modificamos nuestro comportamiento.
  • Los líderes que desean aprovechar al máximo los esfuerzos de A&D deberían incorporar elementos sociales siempre que sea posible.

 

El aspecto social del trabajo escasea en estos días.

Post-pandemia, muchas organizaciones han recurrido a alguna forma de enfoque híbrido: los colaboradores dividen su tiempo entre el trabajo remoto y el traslado a la oficina. En lugar de que todos interactúen juntos en persona, las personas trabajan en gran medida de forma aislada, a través de reuniones virtuales con las cámaras apagadas.

Lo que se ha perdido en este nuevo mundo laboral es cómo las empresas capacitan a sus colaboradores. La mayoría de los líderes ahora sienten que sus actuales esfuerzos de aprendizaje y desarrollo son una pérdida de tiempo, tal vez porque esos esfuerzos no son tan efectivos como los líderes esperarían. Confían principalmente en bibliotecas de contenido o cursos autodirigidos, incluso si esos enfoques tienen limitaciones conocidas para la retención a largo plazo y el cambio de comportamiento.

En realidad, los líderes que desean desarrollar rápidamente a sus colaboradores deberían aprovechar los beneficios del aprendizaje social, independientemente de si su cultura es principalmente virtual o en persona. Cuando se hace correctamente, el aprendizaje social activa redes cruciales del cerebro que profundizan la comprensión, facilitan el recuerdo y permiten el desarrollo de nuevos comportamientos.

 

Por qué funciona el aprendizaje social

 

El aprendizaje social es la práctica de aprender material en compañía de otras personas. Puede ser en persona o en un entorno virtual rico, pero la idea principal es que cuando aprendemos algo con otras personas, ya sea en un grupo de estudio universitario, una clase de cocina o en el aprendizaje laboral, codificamos la información de manera más sólida en el cerebro y nos sentimos más motivados para actuar.

Una explicación para esto es que los humanos han evolucionado para codificar información social automáticamente porque siempre ha sido esencial para nuestra supervivencia. Cuanto más conectados nos sentimos con el grupo, mayores son nuestras posibilidades de mantenernos seguros, y así con el tiempo, nuestros cerebros se han vuelto más receptivos a lo que aprendemos en presencia de un grupo.

Con el aprendizaje social, recordamos cómo nos sentimos durante la lección y cómo se sintieron los demás, lo que crea una red de recuerdos más sólida. Recordamos más información con menos esfuerzo porque la red predeterminada utilizada para el almacenamiento de la memoria es la red social. Curiosamente, cuando las personas están aprendiendo juntas, su actividad cerebral se sincroniza más, aumentando la comprensión general y, en última instancia, prediciendo un mejor aprendizaje.

El aprendizaje social intensifica tres de los cuatro componentes del aprendizaje en el Modelo AGES©: atención, generación y emoción. (El cuarto componente, el espaciado, es decir, poner tiempo entre las sesiones de aprendizaje, es una condición separada que debe cumplirse independientemente del enfoque de aprendizaje.)

– La atención implica enfocarse estrechamente en el material sin distracciones.

– La generación implica vincular la nueva información con el conocimiento existente y provocar ideas.

– La emoción implica tener sentimientos ligeramente positivos o negativos que mejoran el recuerdo.

El aprendizaje social mejora cada uno de estos tres elementos, como subir el volumen de un equipo de música. Sin un componente social, los aprendices no prestarán tanta atención, no generarán conexiones con el aprendizaje previo o no sentirán emociones en torno al material de manera tan profunda.

Un área importante de investigación futura es cuánta interacción social se necesita para un aprendizaje óptimo. Tiene sentido que alguna interacción sea mejor que ninguna y que diferentes tipos sean más fuertes que otros: en persona siendo el más fuerte, seguido de lo virtual con cámaras encendidas (el video en vivo mejora las señales sociales), luego lo virtual con cámaras apagadas y, por último, por escrito.

 

Los beneficios del aprendizaje social

 

Además de crear altos AGES, el aprendizaje social ayuda a incrustar la información en más redes en el cerebro, lo que básicamente significa que hay más ganchos para que los recuerdos y el aprendizaje se sostengan. Cuando recordamos una parte de la red, digamos, un recuerdo de una broma que alguien hizo durante la lección, podemos recordar más fácilmente toda la red.

Además de estos dos beneficios: codificar más profundamente y recordar más fácilmente, el aprendizaje social también nos ayuda a hacer algo con ese conocimiento. Nos permite actuar más a menudo.

Las redes en el cerebro responsables de almacenar la información también nos incitan a seguir un nuevo y mejor curso de acción, a menudo influenciado por la presión social de saber qué esperan los demás de nosotros y no querer quedar mal frente al grupo. En otras palabras, el aprendizaje social no solo nos ayuda a conocer mejor; nos ayuda a hacer mejor.

Por ejemplo, supongamos que tu equipo está pasando por una experiencia de aprendizaje social sobre el sesgo inconsciente. Si se hace correctamente, el aprendizaje 1) ayudará a las personas a codificar la información sobre cómo funciona el sesgo más profundamente; 2) les permitirá recordar esa información más fácilmente en el momento en que la necesiten; y 3) los incitará a actuar más a menudo, en tiempo real, de maneras que conduzcan a una toma de decisiones menos sesgada.

Si cada persona hubiera aprendido este material por su cuenta, la investigación sugiere que serían menos propensos a monitorear inconscientemente la presencia de sesgo y a hacer algo al respecto. El aprendizaje social, por el contrario, es una presencia animadora para los equipos. No solo profundiza la comprensión; permite nuevos comportamientos.

Los equipos de cualquier tamaño y función pueden utilizar el aprendizaje social para respaldar los esfuerzos de cambio cultural. También pueden mejorar los esfuerzos actuales de aprendizaje y desarrollo, ya sea el coaching en persona, el estudio autodirigido o alguna combinación de modalidades, asegurándose de que el componente social esté presente en todo momento.

Por ejemplo, en lugar de simplemente pedirle a las personas que completen un curso en línea para una fecha determinada, los líderes pueden pedir a los colaboradores que se reúnan entre sí una o dos veces durante el curso para compartir lo que han aprendido y cualquier gran idea que hayan tenido. Esto convierte una experiencia solitaria en una social, lo que la ciencia sugiere que tendrá un mayor impacto en el cerebro de cada aprendiz y conducirá a un cambio de comportamiento a largo plazo.

 

Crear cambio organizacional

 

Si bien la mayoría de nosotros hemos sido enseñados para retener conocimiento con el fin de obtener buenas calificaciones en los exámenes, los esfuerzos de aprendizaje organizacional tienen un propósito diferente. Transforman la forma en que grupos de personas trabajan juntos.

La mejor manera de cambiar el comportamiento a través de los esfuerzos de aprendizaje es haciéndolo social, es decir, enriqueciendo los mapas mentales que las personas forman alrededor de nueva información para que puedan codificarla más profundamente, recordarla más fácilmente y actuar de manera más correcta con más frecuencia.

Así es como ocurre el cambio a escala organizacional. Requiere que grupos de personas compartan experiencias, aprendan juntos cuáles son los comportamientos correctos y luego conviertan esas experiencias en formas de trabajo nuevas y más efectivas.

Para leer el artículo original haz clic en este enlace.

Categorías
Destacados
Topic
Síguenos
Selecciona la moneda